Haile Selassie I

Haile Selassie


5b415a0a74765006f122f979f487f751

Haile Selassie I (nacido Tafari Makonnen, 23 de julio de 1892 – 27 de agosto de 1975) fue el último emperador de Etiopía (de iure: 1931-1974; de facto: 1916-1936 y 1941-1975) En 1931 sube al trono el emperador Haile Selassie, estableciendo un régimen absolutista, que se postergaría con la invasión italiana en 1936, para volver a tomar el poder en 1952 y finalizar en 1974 con la revolución socialista que lo derrocó.

Biografia

Hijo del Ras Makonnen Woldemikael Gudessa (gobernador de Harar), y de la weyziro (Dama) Yeshimebet Ali Abajifar. Su verdadero nombre era Tafar, y el cargo que ocupó antes de ser emperador era el de ras (Lord) al igual que su padre. Se le llamaba Ras Tafari, cambiando luego su nombre cuando asume el trono. Haile Selassie pertenecía a la dinastía salomónica, una de las más antiguas del mundo. Los etíopes afirman que los miembros de esta dinastía son descendientes de la unión del Rey Salomón y la Reina de Saba Makeda, como lo explica el Kebra Nagast, libro que fundamenta la dinastía etíope en el cristianismo copto o etíope (usando textos del Antiguo y Nuevo Testamento), uno de los primeros cultos cristianos en existir. Haile Selassie I descendía por línea paterna (más concretamente de su abuela, la princesa Tenagnework Sahle Selassie, tía del emperador Menelik II). Entre los etíopes se le conoció como Janhoy, Talaqu Meri y Abba Tekel.

La emperatriz Zewditu le coronó negus (regente) en 1928. Tras la muerte de ésta, fue proclamado y coronado Negus Nagast ze-‘Ityopp’ya (Rey de Reyes de Etiopía) el 2 de noviembre de 1930 en un acto al que asistieron representantes de doce países extranjeros, incluyendo al príncipe Enrique, duque de Gloucester (hijo de Jorge V y hermano de Eduardo VIII y Jorge VI) y al mariscal francés Franchet d’Esperey.

En 1935 los ejércitos italianos de Mussolini invadieron Etiopía. En junio de este mismo año el Emperador dio su famoso discurso ante la Sociedad de Naciones[1] haciendo un llamado a la moralidad internacional y los principios de la seguridad colectiva. En 1936 se retiró de su país por el conflicto causado por la invasión italiana, y se instaló en Inglaterra, en la ciudad de Bath. Con el apoyo del Reino Unido logró recuperar su trono en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial.

Después de que un golpe de Estado fracasara en 1960 mientras estaba en Río de Janeiro, en 1974 fue depuesto por otro, esta vez exitoso y de orientación socialista. El 27 de agosto de 1975, el depuesto Negus de Etiopía, Haile Selassie, moría en circunstancias no aclaradas a la edad de 83 años. Oficialmente se declaró que la muerte se debió a complicaciones luego de una operación de próstata.[2] Sin embargo, sus partidarios señalan que fue asesinado por orden de Mengistu[3] ,entonces uno de los hombres más cercanos al entonces Jefe de Estado, Tafari Benti, y que más tarde se convertiría en hombre fuerte del socialismo etíope.

Haile Selassie y el rastafarismo

El movimiento rastafari cree en el Emperador Haile Selassie como en un Mesías Negro. Este movimiento se extendió principalmente en Jamaica, donde radican la mayoría de los fieles. Haile Selassie nunca estuvo de acuerdo con las ideas de que lo creyeran Dios ya que él era un cristiano devoto, que desde pequeño fue criado en la Iglesia Ortodoxa Copta que difunde el cristanismo copto como el culto oficial de Etiopía.

Los rastafaris hablan de Haile Selassie como el último monarca de la dinastía salomónica sentado sobre el trono de David, de ahí que se cumple una profecía escrita en Apocalipsis 5, 5. En 1930, el Emperador es coronado como Rey de Reyes y Señor de Señores, y estas noticias fueron divulgadas hacia todos los ángulos de la tierra. Marcus Garvey, jamaicano luchador de la libertad del hombre negro, dijo: “Miren hacia el este, cuando el rey negro sea coronado, su liberación estará cerca”, y es también aquí dónde se cumple otra profecía anunciada por Marcus Garvey, para la comunidad rastafari.

Este movimiento se llegó a conocer masivamente gracias al cantante de reggae Bob Marley, que difundió el rastafarismo a nivel mundial hasta su muerte en 1981.

En abril de 1966 Haile Selassie visita Jamaica, donde se encuentra con al menos treinta líderes rastafaris y conoce al pueblo jamaicano, allí es donde funda la Iglesia Cristiana Copta Jamaicana, para erradicar las creencias en él como la reencarnación de Jesucristo.

Para la comunidad rastafari, nunca ha existido la muerte de Selassie, ya que les ha costado creer que hayan hecho más de tres funerales oficiales de su muerte, para ellos si esto fue cierto, debieron haberlo desenterrado cada vez, algo que consideran ridículo. Para ellos simplemente ha desaparecido misteriosamente, aunque ya tendría más de 110 años de edad.