Skatalites

Skatalites Thomas McCook, Roland Alphonso, Don Drummond, Lester Sterling, Johnny “Dizzy” Moore, Lloyd Brevett, Lloyd Knibbs, Jerome Haines y Jackie Mittoo, fueron los nueve componentes habituales de la banda que revolucionó la música jamaicana desde sus cimiento, el ska. Desde su primera aparición como Skatalites el 27 de junio de 1964 en el club Hi-Hat de Kingston, ska y Skatalites son términos inseparables; le dieron su forma definitiva. En su corta pero intensa andadura, encontramos a Skatalites como banda de estudio de la mayoría de grabaciones de la época, sin ser un grupo cerrado sino un combo articulado en función de la disponibilidad de los músicos o las necesidades del productor. Tanto en estudio como en alguno de sus directos al aire libre o en hoteles, teatros y clubs como Bournemouth o Orange Bowl en Kingston, el Calypso en Falmouth o el Embassy en Montego Bay, acompañaron a la práctica totalidad de los vocalistas jamaicanos, siendo sus habituales en concierto Doreen Shaefer, Lord Tanamo, Tony Da Costa y Jackie Opel. El management de la banda corría a cargo de Ken Lack y, en ocasiones, del actual primer ministro de Jamaica, P.J.Patterson. Varios miembros de la banda fueron introduciendo conceptos de Rastafari en su música, fruto de sus contactos con las comunidades rastas. Tommy McCook (saxo) nos contaba que “solía ir a reuniones rastas en los 40…En el 48, 49 con Count Ossie”. Lloyd Knibbs (batería) atribuye su estilo al hecho de que “frecuentaba las reuniones de Sam Brown en Spanish Town Road y Weststreet Corner, llevando mis percusiones. La gente cantaba y yo tocaba los tambores burru. Eso me enseñó mucho”. Por su parte, Drummond (trombón) vivía sus creencias conforme a su carácter más introvertido y depresivo, un hecho que le alejaba de las grabaciones en períodos intermitentes, en los que recibía tratamiento psiquiátrico Compuso piezas como “Addis Ababa” y “Reburial”, inspirada ésta en la repatriación desde Londres de los restos de Marcus Garvey en 1964. La noche del 31 de diciembre de ese año supuso un duro golpe para nuestros protagonistas: en un ataque de celos, Drummond, líder e inspirador indiscutible de la banda, asesina a su novia y es recluido en un sanatorio mental donde se suicidó el 6 de mayo de 1969. En agosto de 1965 hacen su última aparición en un baile de la policía en el Runaway bay Hotel, según palabras de McCook. Knibbs y Moore la sitúan en el Glass Bucket Club, tras celebrar el primer aniversario de la banda (27/6/65). A partir de entonces sus caminos divergen en dos direcciones: por un lado, los Soul Brothers liderados por Roland Alphonso (saxo) y vinculados a Studio One y, por otro, los Supersonics de Tommy McCook ejerciendo para Duke Reid en Treasure Isle. Sólo Knibbs abandona la música popular momentáneamente para tocar en cruceros turísticos a partir de 1966. Sin embargo, ninguno de ellos dejará de estar presente en el futuro devenir de la música jamaicana. La siguiente reunión de una gran parte de los músicos originales no ocurre hasta 1975 (una vez superados los infartos de Alphonso a principios de los setenta), cuando se reúnen con el viejo amigo Ernest Ranglin (guitarra) y músicos cruciales del reggae como el batería Leroy “Horsemouth” Wallace, Augustus Pablo y Ras Michael, en unas sesiones de reggae instrumental producidas por Lloyd Brevett(bajista) y Clive “Azul” Hunt, titulado “African Roots”, que tendrá su versión dub con mezclas de King Tubby producidas por Glen Darby (ex-Scorchers). Tendrá que transcurrir casi otra década más (los miembros de Skatalites se dispersan entre EEUU, Canadá, Inglaterra y Jamaica, acompañando a músicos de reggae de fama internacional), para que en 1983 activen la banda con motivo de su actuación en el Reggae Sunsplash, que se alargará con actuaciones por Kingston, siendo las más conocidas las dos noches en la Blue Monk Jazz Gallery, debido a la comercialización de estas grabaciones piratas por parte de ROIR. .


Al año siguiente, entran en estudio junto a Gladstone Anderson y Dwight Pinckney y músicos de nuevas generaciones como Calvin Cameron o Arnold Backenridge, para registrar los ocho temas que conforman el recio “Return Of The Big Guns”. A partir de entonces, la dispersión volvió a marcar el fin como agrupación. Si la salud de Alphonso ya dio tempranos sustos, fue el más joven de ellos, Jackie Mitoo (teclista), el primero en fallecer el 16 de diciembre de 1990. Una muerte que dará paso, tan sólo por coincidencia temporal, a un nuevo reencuentro de cinco de sus miembros originales para relanzar el combo: McCook, Alphonso, Lester Sterling (saxo) , Brevett y Knibbs, reforzados por jazzmen norteamericanos (Natham Breedlove, Bill Smith o Willie Clarke) y los vocalistas Doreen Shaefer y Devon James. Esta formación posibilita la primera gira europea de Skatalites en 1992. Su primera gira española fue la siguiente de 1993 pero, desgraciadamente, no pudimos disfrutar del saxo de McCook, retirado tras una importante operación de corazón. Fue también el año de su esperado regreso al estudio de grabación con “Ska Voo Vee”, sin Roland Alphonso pero con la suculenta compensación de Ron Wilson soplando su trombón en un par de temas. Para su siguiente trabajo, “Hi Bop Ska” (94), la nómina de colaboradores se hace más suculenta: Toots Hibbert, Prince Buster, Lester Bowie, David Murray, Monty Alexander, Val Douglas o Larry McDonald, redondean una obra que explora diferentes posibilidades del sonido Skatalites. Dos años más tarde, llegará “Greetings From Skamania” con un concepto más modesto y parco en colaboraciones, con la excepción de Steve Turre ya presente en los dos trabajos anteriores. Su cuarto álbum en los noventa, es, por el momento, “Ball Of Fire” (97), una recreación de algunos de sus temas más emblemáticos por encargo de Island Jamaica Jazz. Tommy McCook, ya alejado desde hacía tiempo de los escenarios, no participó en este trabajo; su ya frágil salud se iría debilitando hasta su muerte el 5 de mayo de 1998. Ese mismo año, el 19 de noviembre, moría también Roland Alphonso al sorprenderle, unos días antes, un definitivo infarto mientras actuaba junto a sus compañeros en Hollywood. El legado de estos cuatro álbumes será la muestra irrefutable de su intacta genialidad por fin libre de las exigencias comerciales de los productores. El remanente de los Skatalites sigue activo, con la presencia en el frente de los originales LLoyd Brevett, Lester Sterling, Lloyd Kinibbs y el legendario saxofonista de los tiempos de Count Ossie, Cedric “I´m” Brooks y dispuesto a mantener la sabiduría y el sonido de los maestros. El excepcional conjunto de su obra, sus solos delicados y su sencillez como artistas y trabajadores, los sitúa en un puesto de honor en el Olimpo de los músicos e instrumentistas de este siglo. (Fuente Informadora: Asociación Cultural Reggae